Modelo teórico a base de la propuesta Operativo SOS Psicoeducativo

 Cuando la participación de la comunidad escolar sea capaz de asegurar que las personas se transformen en socios activos y en igualdad de condiciones en el proceso de toma de decisiones, los participantes tendrán una comprensión mucho mayor de las complejidades y dificultades asociadas a su problema o necesidad específica. También compartirán la responsabilidad de idear soluciones prácticas a los problemas planteados.

 

Modelo Teórico para las  Intervenciones sico-educativas en instituciones educacionales

El principal objetivo de estas intervenciones es actuar integral  y sistémicamente en la comunidad escolar. Las aulas debiesen evolucionar al mismo ritmo que la sociedad, por lo que el estancarse en rutinas y anclarse en antiguos métodos que muchas veces se alejan de la realidad, no producen aprendizajes significativos para nuestros alumnos/as.

La mejor forma de conseguir estos básicos objetivos es, sin duda, el intercambio de experiencias, buscar nuevas formas de trabajar, profundizar en distintos métodos. Uno de estos nuevos enfoques es el constructivismo; el cual nos permite flexibilidad y funcionalidad en los aprendizajes, resultando tan motivador para los niños/as como para los adultos responsables de la educación. Esta línea de intervención postula la necesidad de entregar al alumno herramientas que le permitan crear sus propios procedimientos para resolver una situación problemática, lo cual implica que sus ideas se modifiquen y siga aprendiendo.

 

El constructivismo

Este enfoque en el ámbito educativo propone un paradigma en donde el proceso de enseñanza-aprendizaje se percibe y se lleva a cabo como proceso dinámico, participativo e interactivo del sujeto, de modo que el conocimiento sea una auténtica construcción operada por la persona que aprende.

Se considera al alumno como poseedor de conocimientos que le pertenecen, en base a los cuales habrá de construir nuevos saberes. No pone la base genética y hereditaria en una posición superior o por encima de los saberes. Es decir, a partir de los conocimientos previos de los educandos, el profesional guía para que los estudiantes logren construir conocimientos nuevos y significativos, siendo ellos los actores principales de su propio aprendizaje. Un sistema educativo que adopta el constructivismo como línea psicopedagógica se orienta a llevar a cabo un cambio educativo en todos los niveles.

Esta construcción que se realiza todos los días y en casi todos los contextos de la vida, depende sobre todo de dos aspectos:

1.- De la representación inicial que se tiene de la nueva información y,

2.- De la actividad externa o interna que se desarrolla al respecto.

El Modelo Constructivista está centrado en la persona, en sus experiencias previas de las que realiza nuevas construcciones mentales. Una estrategia adecuada para llevar a la práctica este modelo es «El método de proyectos», ya que permite interactuar en situaciones concretas y significativas y estimula el «saber», el “saber hacer» y el «saber ser», es decir, lo conceptual, lo procedimental y lo actitudinal.

 

Principales estrategias y metodologías de las Intervenciones sico-educativas en instituciones educacionales

1.- Investigación participativa

2.- Estrategias comunicacionales.

3.- Análisis de redes.

4.- Talleres de creatividad social.

5.- Estrategias socialización.

6.-  Talleres participativos.

7.- Talleres de autodiagnóstico.

8.- Flujogramas.

9.- Cartografías sociales.

Estas son algunas metodologías y estrategias que según el interés de la organización escolar son modificadas y adaptadas para el trabajo que se desee realizar, considerando siempre los lineamientos valóricos y las políticas organizacionales que posee el colegio. La intervención SOS busca lograr impacto a largo plazo dentro de las comunidades escolares entregando las herramientas, habilidades y capacidades a la comunidad escolar para lograr resolver sus conflictos, trabajar con sus potencialidades y un verdadero trabajo articulado y en red con todas las entidades que conforman la comunidad escolar, niños y niñas, directivos, profesores y apoderados.

La intervención que propone este operativo es incorporar una cultura de trabajo en red, así como una serie de ideas que son de gran utilidad:

  1. Los profesionales queramos o no formamos parte de la red social afectiva del niño y de la familia.
  2. No se puede no sentir. La emoción es generadora de contexto, así como las relaciones y conversaciones son generadoras de emociones. Tenemos que pensar en nuestras emociones y ser conscientes de ellas para no actuar de manera irreflexiva.
  3. El contexto del desarrollo del niño está determinado no sólo por la familia o colegio sino por el marco relacional que une ambos contextos.
  4. Buscar la complicidad de la familia es un requisito primordial. La base debe ser el reconocimiento de la misma aunque sólo sea con la idea básica de que los padres quieren lo mejor para sus hijos.
  5. Iniciar procesos de este estilo requiere repensar no sólo en la patología o problema, sino en conocer, estimular o mantener las fortalezas o recursos que necesariamente poseen los individuos, las familias y organizaciones para resolver diferentes situaciones adversas.

Teniendo en cuenta estas ideas o criterios, los servicios ofrecidos en este operativo dejan de ser intervenciones aisladas o sin sentido y buscan ser acciones que actúen integralmente en toda la comunidad escolar (organización – profesores – familias – niños/as y/o jóvenes). De esta manera se quiere lograr un impacto a largo plazo en la mirada educacional, haciendo de ella un factor esencial en la vida de los niños, el cual desarrolla no solo competencias académicas o técnicas sino también socioemocionales que requerirán no sólo para su futuro profesional, sino también en todos los aspectos de sus vidas.